Seleccionar página

Ahí lo tienes, rondando por tu cabeza desde hace tiempo. Muchos de nosotros hemos tenido la idea alguna vez de crear un sitio web, ya sea para compartir una pasión con el resto del mundo, o para tener presencia y mostrar una actividad profesional online.

Como expliqué en el artículo anterior «Mi reto de crear 7 sitios webs, sin grandes conocimientos», ¡Decidí dar el paso de desarrollar no uno, sino, 7 sitios webs! Compartiré en este artículo contigo aquellas primeras cuestiones a las que me tuve que enfrentar, las diferentes opciones que encontré, y cuales fueron las soluciones que decidí tomar.

Primer paso : Define el proyecto y las necesidades

Puede parecer lógico… Sin embargo, aunque la idea básica parezca muy clara, hacerse las preguntas adecuadas antes de actuar, puede ahorrarte muchos obstáculos, por no mencionarte el ahorro del tiempo.

¿Qué tipo de páginas necesitas? ¿Con qué contenido? ¿Cual te gustaría que fuera la apariencia de tu sitio web? Además, no dudes en ir a visitar otros sitios webs, ya sean de tu sector o no, y observar lo que te gusta (y lo que no), tanto visualmente como en estructura y opciones que ofrecen …

¿Hecho? Vamos al siguiente paso …

Segundo paso : Escoge tu método

En la mente de la mayoría de la gente, sabemos que crear un sitio web es complejo y requiere amplios conocimientos técnicos. En realidad, existen diferentes métodos y con distintos grados de dificultad. Y buenas noticias, dependiendo de tus necesidades, elegir el camino fácil a veces puede ser la opción acertada.

El editor online: la solución «llave en mano»

Con diferencia la solución más fácil para crear un sitio web. Encontrarás hosting, plantillas prediseñadas para personalizar, correos electrónicos, soporte …

Esta solución atraerá desde luego a los principiantes, pero también será ideal para crear un diseño de líneas simples, aunque visualmente atractivo , para casi cualquier tipo de proyecto.

Los más conocidos son Wix, Jimdo, Weebly p Webnode.

P

Ventajas

  • Muy fáciles de usar
  • Todas las herramientas disponibles en un solo lugar
  • No se requieren habilidades técnicas
O

Inconvenientes

  • Funciones limitadas
  • Poco flexible
  • No se adapta a proyectos complejos

El CMS: la Navaja Suiza

El CMS (Content Management System), es una herramienta de gestión de contenido para la creación y gestión de un sitio web en Internet. El más famoso es WordPress.

El principio es simple, escoges un modelo básico (un «Theme»), que te servirá como soporte para el sitio. Su apariencia se puede personalizar de acuerdo a las características del tema elegido. La creación de contenido en sí es bastante sencilla y similar a un editor online.

Por otro lado, a diferencia de un editor online, las posibilidades de desarrollo son mucho más amplias. De hecho, existe un amplio catálogo de herramientas (los «Plug-ins» o «Extensions»), gratuitos o de pago, que te proporcionan diferentes funciones.

P

Ventajas

  • Elección del hosting
  • Plug-ins disponibles para cada función
  • Mayor libertad técnica
O

Inconvenientes

  • Difícil de usar
  • Presupuesto (dependiendo de los plug-ins)
  • Compatibilidad de plug-ins entre sí

Esta es la opción que yo elegí, y te hablaré de ello más adelante en un futuro artículo.

El código informático: para desarrollar o hacer que su sitio se desarrolle

Pues está solución no es para nada la más simple, ya que necesita una gran cantidad de conocimientos técnicos de antemano.

El principio es simple, creará tu sitio web completamente gracias al código informático (o debería decir los códigos, porque hay más de un lenguaje).

En teoría, las posibilidades son infinitas con esta solución, siempre que sepas cómo transcribir tus ideas en línea de código.

La otra posibilidad es confiar esta parte técnica a un proveedor de servicios externo. El costo podría ser un problema entonces …

P

Ventajas

  • Libertad casi ilimitada
  • Sin restricciones técnicas
O

Inconvenientes

  • Presupuesto difícil de planificar
  • Sin soporte técnico

En resumen

Como entenderás, crear un sitio web requiere una idea inicial. Pero esta idea debe servir como punto de partida para pensar realmente en tu proyecto, con el fin de definir tus objetivos, tus necesidades y los medios técnicos que deseas utilizar.

Teniendo en cuenta que cada proyecto es único, no existe un método correcto que se pueda aplicar a todos. Tendrás que tomar decisiones, basadas en tus habilidades técnicas, tu presupuesto o tu tiempo disponible.

Si tienes cualquier pregunta, ¡déjamela en comentarios!

Pin It on Pinterest

Comparte esto

Comparte esto

¡Comparte esta publicación con tus amigos!